Visor de contenido web

Hondarribia hoy

Victor Hugo en su libro de viajes "Los Pirineos" describió Hondarribia como  "la silueta de un pueblo de oro, con campanario agudo, al fondo de un golfo azul, en una extensión inmensa".

Unos años antes, durante la primera Guerra carlista Stendhal visitó Hondarribia como lo recoge en sus "Memories de un turiste".

Muchos han sido los viajeros y escritores que han hecho referencia en sus diarios y guías a Hondarribia. Con visiones tan diversas desde los románticos que vieron en sus murallas y palacios reminiscencias árabes hasta costumbristas o realistas como Pío Baroja que vieron un sencillo pueblo de pescadores y una decadente ciudad amurallada. Y es que ciertamente a nadie ha dejado indiferente.

Hondarribia

 

Ubicación y Clima

Situada en la desembocadura del río Bidasoa en la costa vasca, es una ciudad muy bien comunicada. Cuenta con aeropuerto, a escasos 2-3 kilómetros la estación internacional de Irun y dispone de una buena red de carreteras que la comunican con el resto de Europa.

Su clima atlántico se caracteriza por inviernos y veranos suaves, esto unido a la playa y a las magníficas infraestructuras hoteleras y deportivas la hacen una ciudad muy atractiva para el turismo, hecho este con larga tradición desde finales del siglo XIX y que ha condicionado enormemente la fisionomía de la ciudad, favoreciendo ensanches que albergan de manera ordenada, villas residenciales y urbanizaciones.

Puerto

 

Cifras destacadas

Población

En la actualidad su población supera los 16.000 habitantes que residen en varios barrios con identidades diversas y marcadas. El barrio antiguo, el barrio marinero y las faldas del Jazkibel por donde se diseminan los caseríos acogen la diversidad de sus gentes. Es en verano cuando su carácter dinámico muestra su esplendor no en vano se llega a superar la cifra de 40.000 e incluso, en momento puntuales doblando esta cifra. Las numerosas actividades culturales y deportivas, sus sentidas celebraciones y una no menos propuesta gastronómica hacen de Hondarribia un destino ineludible para el visitante ávido de algo más en su estancia vacacional.

 

Pirámide de edad (hasta 2015)

 

 

Evolución de población 2001-2015

 

 

Si se atiende a la evolución de la población de Hondarribia, podemos observar un importante crecimiento obtenido, superior al 12% respecto a la cifra de 2001 y, comparativamente, el crecimiento obtenido es rotundamente superior a la trayectoria del propio Territorio Histórico de Gipuzkoa.

 

Distribución por barrios

 

 

Economía

La economía de Hondarribia es eminentemente de servicios, sin embargo la pesca, junto a una agricultura del tipo familiar, ocupa una parte importante en el quehacer diario de los hondarribiarras.

Su puerto pesquero –dedicado sólo a la pesca de bajura- es el principal de Gipuzkoa, junto con el de Getaria, aunque ésta es una actividad que apenas supone el 5% de su economía.

La industria estrella de Hondarribia hoy por hoy pasa por el desarrollo y oferta de servicios alrededor del Turismo. Esta especialización acapara una gran parte del tejido empresarial de la ciudad y más del 80% del empleo que se genera.

Barcos

 

Patrimonio

Hondarribia dispone de un importante patrimonio material e inmaterial, herencia de una rica [historia], que atrae a numerosos visitantes, siendo una de las pocas plazas fuertes de País Vasco. Sus murallas, gran parte de ellas en pie y en constante proceso de recuperación, le confieren una especial fisonomía, evocando un pasado épico e impregnando cada rincón, callejuela, y plaza de aromas, sabores y sonidos que nos transportan a otras épocas.

Además de su extraordinario patrimonio monumental, su barrio de pescadores y su playa, Hondarribia cuenta con un maravilloso entorno natural, tanto hacia la costa como hacia la montaña. Otro de sus atractivos es la gran variedad de actividades populares que se organizan durante todo el año. Y por supuesto, el Alarde y las muy sentidas procesiones de Semana Santa como representación máxima del Patrimonio inmaterial de los hondarribiarras, sin olvidarnos de otras expresiones culturales como la entrega de la Kutxa de la Cofradía de Pescadores o el Festival de Blues... donde la ciudad se convierte en un hervidero de gente.

 

Descargas relacionadas