Actualidad

Atrás

Dobles papeleras para recogida selectiva de envases en los 16 parques infantiles

Los dieciséis parques infantiles de la ciudad de Hondarribia cuentan ya con papeleras dobles para que los usuarios de estas zonas puedan separar los envases de la fracción resto. La presentación de la iniciativa ha tenido lugar hoy en el parque infaltil de Muliate, en un acto que ha contado con la presencia del Alcalde Txomin Sagarzazu, y de Leire Zubitur, gerente de Txingudiko Zerbitzuak.

05·03·2018


Los dieciséis parques infantiles de la ciudad de Hondarribia cuentan ya con papeleras dobles para que los usuarios de estas zonas puedan separar los envases de la fracción resto. La presentación de la iniciativa ha tenido lugar hoy en el parque infaltil de Muliate, en un acto que ha contado con la presencia del Alcalde Txomin Sagarzazu, y de Leire Zubitur, gerente de Txingudiko Zerbitzuak.

“Así, en aquellos puntos en los que hasta ahora había una única papelera para todos los residuos” dice Txomin Sagarzazu, “pueden verse ahora dobles papeleras, una de color amarillo, para envases, y otra de color verde, para todo lo demás. En total, los parques infantiles hondarribiatarras cuentan ahora con 19 puntos dobles de papeleras.

Se trata de una iniciativa de la Mancomunidad de Servicios de Txingudi que tiene por objetivo que lo que se recoja en estas nuevas papeleras se pueda enviar a reciclar. Por el momento, sólo se ha instalado la recogida de envases ya que se trata del residuo que más se genera en la calle.

“El servicio de limpieza urbana”, explica la gerente de Servicios de Txingudi, Leire Zubitur, “ha podido constatar que la mayor parte de los residuos que se depositan, en general en la vía pública pero, muy en particular, en estas zonas de juegos, son envases: botellas de agua, bolsas y envoltorios de dulces y de golosinas, envases de yogur, etcétera, que son muy fáciles de separar. Por eso, para empezar a acostumbrarnos a la recogida selectiva también en los espacios públicos, hemos pensado que sería bueno comenzar por estas zonas estancia y por este tipo de residuo”.

Hay que subrayar que con un gesto tan simple como separar los envases respecto a la fracción resto, se evita llevar el envase al vertedero donde se estima que, dependiendo del tipo de envase, tardaría entre 100 y 1000 años en degradarse (por ejemplo, una bolsa de plástico tarda unos 100 años mientras que un botellín de agua, 500 años).

“Es una demanda que veníamos registrando por parte de la ciudadanía y también una necesidad que nosotros veíamos que había que empezar a cubrir”. Ahora, concluye Sagarzazu, “lo que necesitamos es el compromiso y la colaboración de la ciudadanía para que estas papeleras se usen correctamente y podamos hacer verdaderamente una recogida selectiva útil, es decir, que no se mezclen la basura indistintamente sino que nos fijemos todos dónde depositamos cada resto y lo hagamos bien”.